Muestra el destino una tendencia de recuperación en cuanto a la captación de turistas.

La Riviera Maya registró su máxima ocupación hotelera el pasado domingo, en lo que va de la pandemia, con un 41.06%, cifra que dio a conocer el Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo.

Lo anterior marca una tendencia de recuperación del destino en cuanto a la captación de turistas, el cual se vio frenado en su alza debido a los fenómenos meteorológicos que ocurrieron hace algunos días; de la misma manera el promedio de ocupación en octubre pasó al 31.6% en más de 47 mil cuartos de hotel.

Aunque en los últimos cinco días la ocupación hotelera ha estado por arriba del 34%, tendencia que esperan continúe a la alza, según previsiones dadas a conocer hace algunos días por Antonio Chaves Palomo, presidente de la Asociación de Hoteles de la Riviera Maya.

Hay que recordar que el paso del huracán Delta provocó que la ocupación en la Riviera Maya no hubiera despuntado durante la primera quincena de octubre, a pesar que los centros de hospedaje tienen permitido hasta un 60%.

 

 

Antes de la pandemia, el destino mantenía un promedio de ocupación del 80% con una tendencia a la alza para los fines de semana, números normales en la Riviera Maya que en temporada alta sobrepasa el 90% de ocupación.

Sin embargo, a raíz del inicio de la pandemia, la ocupación en los hoteles descendió hasta el 2%, algo histórico; fue hasta el mes de junio con el inicio de la nueva normalidad y el semáforo naranja que comenzó paulatinamente la recuperación.

 

Ayer las playas lucían con importantes afluencia, pues desde principios de septiembre el ayuntamiento determinó la apertura de todos los accesos públicos a la costa e, incluso, centros de hospedaje que se encuentran a la altura del centro de la ciudad también han abierto sus puertas, luego de permanecer cerrados más de cinco meses.

El sector hotelero espera un repunte en la ocupación para el mes de noviembre, cercano al 60%, porcentaje máximo permitido por las autoridades sanitarias al estar el estado en color amarillo del semáforo epidemiológico.
Fuente Sipse