A pesar de las medidas que se puedan tomar en los destinos y alojamientos, los viajeros siguen prefiriendo destinos no concurridos, según una encuesta.

A raíz de la pandemia, aunque 3 de cada 4 turistas mexicanos cumplen con las medidas preventivas indicadas para los visitantes, los destinos turísticos poco concurridos resultan más convincentes para los visitantes.

De acuerdo con una encuesta de Radar Turístico, los destinos poco concurridos resultan atractivos para prácticamente el 65% de los viajeros, en tanto que el 35% optaría por visitar sitios concurridos pero conocidos.

 

A la par, 94% de los hoteles se ha dedicado a informar sobre las medidas que ha tomado para prevenir riesgos sanitarios en sus huéspedes.

El estudio resalta que en cuanto a hospedaje, más del 80% de los viajeros nacionales preferiría alojarse en establecimientos de marcas conocidas bajo la asunción de que estas podrían generarles más confianza en cuanto al cumplimiento de medidas sanitarias, mientras que el 18% se quedaría en hoteles pequeños de marcas no muy conocidas, lo que el estudio asocia con la incertidumbre respecto al cumplimiento de protocolos sanitarios aunque con menos ocupación.

A pesar de ello, en relación con el mercado, los destinos de pocas habitaciones y cadenas pequeñas cerca de las ciudades están registrando mayores tasas de ocupación que los grandes destinos de playa con numerosos cuartos disponibles. La ocupación promedio actual es 16.3% nacional, pero los hoteles pequeños alcanzan 17% mientras que las localidades con menos de mil habitaciones alcanzan 21%, refiere el estudio de Radar Turístico.

En cuanto a preferencias de viaje, cerca 1 de cada 4 buscaría en los próximos 3 meses un vuelo doméstico, mientras que apenas 1 de cada 6 pensaría en uno internacional. No obstante, solo 25% dice sentirse seguro de viajar en avión en estos momentos. El alojamiento preferido sería un hotel, con 29% de las preferencias de los viajeros mexicanos, frente a 24% que apostaría por un alojamiento privado.

 

 

Según Rogerio Basso, director de turismo de BID Invest, para abril la ocupación hotelera en América Latina rondaba el 11.6%, su punto más bajo, mientras que en mayo creció a 15% y para junio alcanzó 17%, indicios de que hay una recuperación gradual.

“Como la crisis se ha demorado mucho más de lo que nosotros anticipábamos, los hoteleros, principalmente las pymes que trabajan en el espectro de turismo, están con falta de liquidez. En el proceso de reapertura va a haber un descuadre entre los ingresos y los gastos”, resaltó Basso en conferencia de prensa organizada por Avianca.

A pesar de que para la mayoría de los viajeros, las dos mayores prioridades en sus viajes son su bienestar y el de su familia en más de 80% de los casos, solo 75% de ellos acata las medidas de protección con total o mucha cooperación, mientras que aún prevalece un 25% que cooperan poco o nada en ello.

 

Para Lilian Peregrina, directora de retail y consumo en SGS, el cumplimiento de las medidas sanitarias no es opcional pues autoridades han implementado acciones para sancionar a los establecimientos que no acaten los protocolos, lo que debería dar más confianza a los viajeros. No obstante, para ello es necesario que se trabaje en la creación de una nueva cultura al interior de las empresas.

“(Deben) asegurarse que tengan una correcta implementación, e incluso acudir a empresas para ello. Y estar reforzando día tras día la creación de esta cultura a todos los niveles”, comentó.

 

Fuente: Luis Fernando Lozano para Forbes México