Mientras los humanos permanecemos en cuarentena, los animales toman un respiro y regresan nuevamente a sus espacios naturales. Un gran ejemplo son las playas de la zona hotelera de Holbox, la cual esta bordeada por la Reserva Natural Protegida de Yum Balam. En este destino, ubicado en México, en los últimos días, se han visto mantarrayas gigantes a las orillas de Punta Cotos. Asimismo, se espera pronto el arribo de tortugas carey, siendo una de las más importantes, y el avistamiento de delfines que bordean la zona costera.

El silencio hace notorio el canto de las aves por todas las calles de Holbox.

 

Ya que, esta isla, en el estado de Quintana Roo, ha sido siempre un santuario de aves, donde flamencos, garzas y diversas aves migratorias toman un descanso entre sus manglares y áreas someras.

Desde 2019, Holbox tuvo un nuevo despertar al ver la necesidad de cuidar su patrimonio, es así que algunos voluntarios afloraron con todo tipo de iniciativas. Estos son algunos ejemplos:

  • Hubo cuadrillas para quitar la basura
  • Se limpiaron los manglares y playas para proteger a los animales. Por lo que, la Asociación de Hoteleros, Ocean Conservancy, Parley, pobladores y empresarios contribuyeron con este esfuerzo.
  • Cero uso de bolsas del plástico, unicel y popotes

Estos insumos son paulatinamente migrados por el uso de recipientes y envases biodegradables.

  • Los hoteles también pusieron su granito de arena

Las Nubes de Holbox, un hotel ecológico boutique ubicado en este paraíso natural, a emprendido desde hace tiempo diversas acciones para cuidar los ecosistemas que lo rodean, así como establecer una relación más amigable con el entorno.

Esta son dos de sus acciones más importantes:

  1. Trata el 100% del agua que ocupa y devuelve una buena parte a los suelos, al regar sus áreas verdes.
  2. Cuenta con un programa que recicla el 80% de los residuos que produce.
  3. Se instalarán paneles solares próximamente.

El CEO de Las Nubes, Jorge Ceballos, considera que esta pausa resulta benéfica para la naturaleza y es importante para apreciar el patrimonio natural que tiene Holbox y reforzar esfuerzos por cuidarlo.

“Este es un momento para tomar conciencia e impulsar un cambio auténtico, cuidando nuestro planeta por un período sostenido”.

 

Fuente: National Geographic en Español